Cordierita - Mulita

 

Codierita

La cordierita o iolita es un silicato de aluminio y magnesio. Su fórmula es:2Al4Si5O18 donde puede haber proporciones variables entre hierro y magnesio.
 

Características

El nombre de cordierita se debe al mineralogista francés Louis Cordier, que la descibrió en Níjar, Almería, España. Su color en estado puro es violaceo azulado, pero gracias a su pleocroísmo (multiplicidad de colores dependiendo de la difracción de la luz), se le confiere un aspecto blanquecino amarillento al producto comercial final. Su grano de gran tamaño le concede un aspecto de “arena compactada” al tacto una vez sinterizados.
 

Aplicaciones industriales

Existen dos grandes campos de utilización de la cordierita. El primero es el de los convertidores catalíticos, cuyas membranas se desarollan alineando los cristales de cordierita a lo largo de un mismo eje. Esto evita que los choques térmicos a los que se enfrentan estos catalizadores sean destructivos para las membranas de los mismos.
Es esta misma propiedad de resistencia frente al choque térmico la que le asigna otra aplicación muy específica, la de soportes en procesos de altas temperaturas como sinterizados, recocidos y templados. Estos procesos son muy hostiles para la mayor parte de soportes cerámicos del mercado, que al cabo de pocos ciclos sufre de fracturas y acaban su vida útil de forma muy percipitada.
 
 

Mullita

La mullita o porcelainita es un mineral perteneciente al grupo de los neosílicatos. Puede presentarse en dos formas estequiométricas: 3(Al2O3) 2(SiO2), o 2(Al2O3) SiO2
 

Características

El nombre de mullita se debe a su descubrimiento, entre sedimentos de arcilla, en al isla de Mull, en Escocia. En estado puro, su aspecto es de agujas de cristal, que se aglomeran de forma algodonada. Su aspecto en el producto final es de porcelana dura, siendo en aspecto similar a una alúmina de alta pureza. Su grano de pequeño tamaño le confiere a nivel estructural una alta densidad y un acabado fino.
 

Aplicaciones industriales

La mullita tiene dos grandes grupos de aplicaciones, basados en dos de sus principales características. Por una parte su dureza, le permite ser utilizado como componente básico para abrasión, para aplicaciones específicas de alta dureza. Por otra parte su resistencia a las altas temperaturas le convierte en un perfecto material refractario, tanto como aporte a cerámicas o arcillas para mejorar sus propiedades, como para trabajar como refractario en su forma sintética.
Cordierita – Mulita

Post navigation